Reseña: Una llanura tenebrosa – Philip Reeve

¡Hola lectores! La reseña de hoy es muy especial porque es sobre el último libro de una saga que indiscutiblemente se ha vuelto de mis favoritas. Estoy hablando de Una llanura tenebrosa, de Philip Reeve, el último libro de la saga Máquinas mortales.

Sinopsis: “El fin de la saga. El fin de la guerra. ¿El fin de la humanidad? Londres no es más que un montón de escombros radioactivos. Pero la vieja ciudad depredadora esconde un secreto que podría traer la paz. Mientras Tom y Wren arriesgan sus vidas para descubrirlo, Hester deberá enfrentarse sola a un viejo enemigo que pretende destruir la raza humana”.

ATENCIÓN: Esta reseña TIENE SPOILERS de los libros anteriores porque es imposible contar lo que ocurre en esta última parte sin revelar algo de los otros.
Para ponernos un poco en contexto, recordemos que al final del libro anterior, Hester tiene una fuerte discusión con Tom y escapa junto con el stalker Shrike. La stalker Fang, quien se creía que había sido destruida, es encontrada por Fishcake, un chico perdido que decide repararla. Tom, Wren y Theo rescatan al profesor Pennyroyal y se van en la Jenny Hanniver. Y la doctora Zero se va con el general Naga y la Tormenta Verde luego de la destrucción de la Nube 9. Si no leyeron los libros anteriores todo esto les va a sonar a chino básico, pero bueno xD.
Una llanura tenebrosa comienza seis meses después del final de Inventos infernales. Theo regresó a Zagwa junto a su familia, y Tom y su hija Wren empezaron un negocio como transportistas del aire en los Caminos de las Aves, las rutas comerciales aéreas. Los problemas comienzan cuando Tom cree reconocer a una aviadora con la que se cruza en Puertoaéreo como Clytie Potts, una historiadora de Londres. Como Tom creía que, tras la explosión de MEDUSA, no había quedado nadie con vida, reconocer a esta mujer hace que le surja la interrogante de si pudo haber sobrevivido alguien a la destrucción de su ciudad natal. Por este motivo, decide emprender junto con Wren una expedición a las ruinas de Londres, para saber si realmente hubo sobrevivientes. Por otro lado, Fishcake y la stalker Fang ponen rumbo a Erdene Tezh, desde donde la stalker podrá poner en funcionamiento su plan de destruir el mundo uilizando un arma orbital de vieja tecnología llamada ODÍN. Theo cae en una trampa cuando acepta una misión de la Tormenta Verde para llevar sana y salva a la doctora Zero desde Zagwa hasta Tienjing. Y finalmente, Hester y Shrike se han convertido en bandidos del desierto, asesinos a sueldo, pero todo cambia cuando su camino se cruza con el de Theo y la doctora Zero.
Philip Reeve

Lo que más me gustó de este libro fue que Reeve reunió a todos los personajes (o casi) que creó a lo largo de toda la saga y les dio un papel en esta última historia. Fui muy pero muy fan de esto porque me emocionaba muchísimo reencontrarme con personajes de libros anteriores y seguirlos en su pequeña porción de la historia. Debido a esta abundancia de personajes, las subtramas son incontables y se entrecruzan constantemente creando un denso tejido de historias y personajes, lo que le da un dinamismo genial al libro. A pesar de ello, al ser considerablemente más largo que los demás, por momentos da la sensación de que pasan muchísimas cosas y no hemos avanzado ni cincuenta páginas, y puede terminar pareciendo un poco lento. Sea como sea, soy fan de la habilidad que tiene el autor para crear tantas subtramas y mezclar todo sin que pierda sentido la historia.

En cuanto al worldbuilding, amo cómo en cada libro el mundo creado por el autor se expande y nos presenta nuevas ciudades, territorios, organizaciones, comunidades, máquinas, culturas… es asombroso. En esta última entrega, conocemos las naves areneras del desierto, la ciudad estática de Zagwa, un suburbio móvil subterráneo llamado Harrowbarrow, y un nuevo modelo de ciudad que no quiero revelar porque sería un spoiler enorme. A pesar de esto, todavía quedan partes del mundo de Máquinas mortales que no hemos visto, como las ciudades-zigurat de Nuevo Maya, algo que espero que el autor desarrolle más si escribe algún otro libro dentro de este mundo.

“Tenía el cabello cano recogido hacia atrás, como si quisiera que todo el mundo pudiera ver lo espantosa que era. Una terrible cicatriz descendía por su rostro desde la frente a la mandíbula, otorgándole el aspecto de un retrato tachado con furia. Tenía la boca contraída de un lado, en una perpetua mueca de desdén; su nariz era un muñón aplastado y su único ojo asomaba de aquel rostro en ruinas tan gris y helado como un mar invernal.

Se llamaba Hester Shaw y asesinaba gente”.

Pasemos ahora a los personajes. Como dije al principio, el autor hizo un enorme rejunte de personajes, así que solo voy a hablar de los más importantes. Pensaba hacer un pequeño párrafo sobre cada uno, pero me di cuenta de que era imposible porque hay MUCHO para decir y no quería que esta reseña fuera eterna. Así que lo más probable es que más adelante haga entradas individuales para hablar sobre cada personaje, idea que tomo prestada del blog de Agus (que analiza a los personajes de Harry Potter).

Not my Hester

En general me encantó el desarrollo que tuvieron todos los personajes en este libro. Wren empezó a comportarse de forma más adulta, dejó de ser una adolescente caprichosa y empezó a demostrar madurez. Tom dejó de ser un inútil (más o menos) y al fin encontró una motivación. Shrike, Pennyroyal, Fishcake… Todos tuvieron una participación espectacular. Y Hester… Hester una vez más fue la queen badass que todos conocemos. Admito que me preocupé cuando empecé a leer Una llanura tenebrosa y veía que pasaban y pasaban los capítulos y Hester no aparecía, pero cuando apareció… OMG. Amo demasiado a su personaje. Lo único que no me gustó fue la explicación que dio el autor para la personalidad de Hester, la justificación de sus acciones… No voy a entrar en detalles, solo diré que me pareció absurda y una falta de respeto hacia el personaje. Otra cosa que no me gustó, o que me dio lástima, fue que no supiéramos nada más de Freya y Caul, cuya parte en la historia terminó al final de Inventos infernales. Tengo que decir que extrañé a estos personajes, y que me habría gustado saber más de ellos.

No quiero explayarme demasiado porque cada vez que lo hago termino escribiendo párrafos larguísimos y mi intención no es aburrirlos. Solo les diré que Una llanura tenebrosa es, a mi parecer, el mejor libro de la saga. Un libro donde las subtramas se entrecruzan infinidad de veces, la acción no se detiene, y los personajes siempre son más de lo que aparentan. Realmente, un final insuperable que me hizo llorar de la emoción. En diciembre se estrena la adaptación cinematográfica de Máquinas mortales, y si bien no será del todo fiel a la novela (por lo que he visto en los tráilers), igualmente la espero súper ansioso. Por último, les recomiendo una vez más que le den una oportunidad a esta saga y que se dejen enamorar por este increíble mundo de las ciudades depredadoras.

Cambio y fuera.

4 comentarios en “Reseña: Una llanura tenebrosa – Philip Reeve”

  1. ¡Hola, Santiago! Me alegro mucho de que hayas disfrutado tanto del final de la saga. No leí la reseña completa pues espero leer la saga en algún momento y no quería spoilearme algo importante. Quizás para antes de diciembre lea Maquinas Mortales entonces. . . Muchas gracias por recomendar estos libros, no se si los hubiese conocido sin vos jaja. ¡Besotes!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s